17 feb. 2009

Cerro de Pasco: El traslado y la historia...


Últimamente se está hablando bastante a nivel nacional sobre el traslado de Cerro de Pasco, luego que la ley 29293 ordenara tal reubicación por encontrarse la ciudad contaminada debido al tajo abierto, montañas de desmontes y depósitos de relaves que se encuentran en su interior. A diferencia de lo que muchos parecen pensar, este traslado aún se presenta en Cerro de Pasco como un hecho remoto, con los políticos diciendo que tardará por lo menos 15 a 20 años, y algunos creyendo que será mucho más. Recién el Jueves pasado se inauguró la Comisión Interinstitucional encargada con evaluar las posibilidades para la reubicación.


A diferencia de otras zonas en el Perú y el mundo donde empresas mineras han buscado reubicar a poblaciones para poder iniciar sus operaciones, el traslado de Cerro de Pasco no es un proyecto de la empresa minera Volcan. Esta se ha mostrado oficialmente indiferente al tema, posiblemente porque teme que será obligada a asumir una buena parte del costo. La empresa prefiere comprar las edificaciones de la ciudad y pagar compensación o constuir réplicas conforme va avanzando el tajo - ejemplo de esto es el Plan L en el cual 11 hectáreas de la ciudad antigua están proyectadas a volverse parte del tajo (algunas de las construcciones ya han sido demolidas). Solo en diciembre del año pasado, una vez pasada la ley del traslado, la empresa, junto con otras entidades y autoridades de la ciudad, aceptó colaborar con la reubicación. La Sociedad Nacional de Minería, a través de sus órganos de prensa, se ha mostrado hostil al tema del traslado, pues considera que es promovido por anti-mineros. La ley del traslado ha sido el proyecto de la congresista por Pasco Gloria Ramos (Partido Nacionalista), pero la idea se viene discutiendo por décadas, desde que la Cerro de Pasco Corporation trasladó parte de la ciudad antigua a la nueva zona de San Juan Pampa (hoy uno de los sectores principales de la ciudad) al dar inicio al tajo abierto en los años 60. A fines de los 80s hubo ya un proyecto de trasladar la ciudad a la comunidad de Villa de Pasco, y se invirtieron millones de soles en pequeñas casas prefabricadas que aún se pueden apreciar desde la Carretera Central, pero esta reubicación nunca se concretó.


A continuación incluyo un resumen de historia de Cerro de Pasco que escribí hace unos meses, pues talvez un poco de información histórica puede ayudar a entender la dramática situación de esta ciudad que está apareciendo con mayor frecuencia en las noticias y los periódicos...




Apuntes de historia de Pasco y su relación con la minería
Federico Helfgott

La historia de Pasco está íntimamente ligada al desarrollo de la minería en el Perú. Los yacimientos de Colquijirca (hoy propiedad de la empresa El Brocal, a unos 30 mins. al sur de Cerro de Pasco) ya eran trabajados en épocas prehispánicas, y según algunos cronistas, fueron el origen de parte del rescate de Atahualpa. Los españoles se asentaron en la zona atraídos por la riqueza minera, y buscaron concentrar a las etnias pasqueñas de tradición ganadera, como los Yaros y los Pumpus, en reducciones como Villa de Pasco, Ninacaca y Vicco, sobre la base de antiguos pueblos. Villa de Pasco (hoy una comunidad campesina) fue también el primer asentamiento europeo en la región, y la base para la posterior ciudad. La tradición atribuye el descubrimiento del yacimiento de San Esteban de Yauricocha (Cerro de Pasco) al pastor indígena Huaricapcha de inicios del siglo XVII, aunque es probable que ya fuera conocido antes. La explotación minera de Cerro de Pasco por los españoles inició su crecimiento en 1630, cuando ya Potosí había entrado en decadencia. Pasco se convertiría en el centro de la producción argentífera en el Perú colonial, recibiendo títulos como "Ciudad Real de Minas" y "Opulenta Ciudad" y atrayendo a aventureros y empresarios mineros interesados en sus riquezas, que eran extraídas con la mano de obra de la población nativa de la zona. Las minas fueron la articulación de la región con la economía mundial, pero también fueron el lugar de tragedias como el colapso del socavón Matagente durante el terremoto de 1746, en que murieron alrededor de 300 trabajadores mineros.

Después de la independencia del Perú, la producción de Cerro de Pasco, como la producción minera peruana en general, entró en un período de decadencia. La minería pasqueña en esta época estaba caracterizada por pequeñas minas de propiedad de individuos o familias, usualmente con no más de 20 trabajadores cada una; estos dividían su tiempo entre los trabajos mineros y agrícolas. Los dueños de minas rara vez controlaban el beneficio del mineral, que tomaba lugar en haciendas/ingenios de propiedad de otros dueños; los arrieros llameros controlaban el transporte entre los dos centros de producción. La posterior construcción de los ferrocarriles reduciría tremendamente el poder de los arrieros de la región.

Hacia fines del siglo XIX la atención de los empresarios mineros peruanos pasa de la plata al cobre, cuyo precio subía debido al avance de la tecnología industrial en países como Inglaterra, Alemania y Estados Unidos. Es en este contexto que James Ben Ali Haggin, un exitoso empresario estadounidense, envía sus agentes a Cerro de Pasco a investigar la posibilidad de explotar el cobre, fundando lo que sería la Cerro de Pasco Copper Corporation en Nueva York en 1902. Entre los inversionistas que ayudaron a Haggin a reunir el capital necesario estaban J.P. Morgan, Henry Clay Frick y la familia Vanderbilt (DeWind, 18). La Corporation empieza comprando todos los derechos mineros en la ciudad de Cerro de Pasco y construyendo un ferrocarril a La Oroya para comunicarse con el ferrocarril central; asimismo, en 1906 construye la fundición de Tinyahuarco para procesar los minerales. En los próximos años la compañía compra los distritos mineros de Morococha y Casapalca, en la sierra de Lima, de las familias Pflücker y Proaño y de la Sociedad Minera Bacus y Johnston. En las siguientes décadas la empresa adquiriría también las unidades mineras de Yauricocha, San Cristóbal y finalmente Cobriza en Huancavelica, así como las minas de carbón de Goyllarisquizga y otras unidades menores (además de los depósitos de Antamina y Las Bambas, que adquirió pero no llegó a explotar).

En los primeros años la Compañía tenía dificultad en atraer mano de obra campesina a las minas, a pesar de pagar salarios superiores al promedio regional. Dependía del sistema del enganche, en el cual contrataba con agentes que viajaban por las comunidades ofreciendo avances de dinero que luego los campesinos tenían que devolver trabajando en las minas. Las condiciones de trabajo en esta época eran difíciles, hecho que atrae la atención de activistas como la intelectual indigenista Dora Mayer, que en 1913 publica una denuncia detallada de la Corporation. Al mismo tiempo, las actividades de la empresa llevan a un nuevo crecimiento de la ciudad de Cerro de Pasco. La compañía empieza a adquirir tierras de haciendas y comunidades para sus operaciones mineras así como para sus centrales hidroeléctricas y, eventualmente, para sus haciendas ganaderas – la empresa desarrollaría una de las mayores operaciones ganaderas en el país, llegando a ser el mas grande terrateniente en el Perú central. En esta época, como la mayor parte de las empresas mineras, la Corporation echaba los relaves mineros a los ríos y lagunas, en particular a los ríos San Juan y la laguna Quiulacocha y a través de estos al Lago Junín/Chinchaycocha (donde nace el Mantaro); estos y numerosos otros ríos y lagos en Pasco continúan contaminados hasta el día de hoy. Otra fuente de contaminación fue la fundición de Tinyahuarco, hoy a unos 30 mins. al sur de Cerro de Pasco, donde se procesaba el cobre, plata y otro de las minas; el zinc, plomo y azufre no era aún aprovechados y eran arrojados con los humos por las chimeneas de la fundición, destruyendo los pastizales y matando a los animales de haciendas y comunidades como Vicco y Villa de Pasco y causando daños a la salud humana. Este proceso se repetiría con aún mayor intensidad cuando la fundición de La Oroya – de mayor capacidad e instalada sin las tecnologías de filtración ya existentes en la época – reemplaza a la de Tinyahuarco a principios de los años 20. La destrucción de pastos causada por los humos da origen a diversas protestas por parte de campesinos y hacendados, sobre todo en los años 30. Muchos han pensado que los humos fueron por lo menos en parte una estrategia intencional por parte de la empresa para incentivar a los campesinos a deshacerse de sus tierras; después que estas habían sido adquiridas por la empresa, esta mejoró los sistemas de filtración y mitigación de contaminación en la fundición.

Aunque ya en las primeras décadas del siglo XX hubieron intentos de formar sindicatos y federaciones en las minas, fue en el año 1930 que surgió con mayor impulso la organización laboral, en base a los contactos establecidos entre dirigentes obreros y el Partido Socialista de Mariátegui en Lima. Tras la muerte de este, los nuevos dirigentes del partido, ahora llamado Comunista, intentaron acelerar la movilización del movimiento obrero minero, pero este fue duramente reprimido por el gobierno de Sánchez Cerro, culminando en la masacre de Malpaso, en la cual murieron 23 trabajadores, y el encarcelamiento y muerte en prisión de dirigentes como Gamaniel Blanco. Tras estos sucesos, y la represión del APRA que también intentaba organizar a los trabajadores, el movimiento sindical minero entró en un período de clandestinidad y debilitamiento del cual no salió hasta la apertura democrática de 1944-48. En estos años se volvieron a fundar los sindicatos mineros de la región central (incluyendo el de Cerro de Pasco en 1946), esta vez bajo liderazgo aprista. Con el tiempo, los sindicatos lograron obtener importantes mejoras de salarios y condiciones de trabajo para los trabajadores mineros. Al mismo tiempo, a partir de los 40s la Cerro de Pasco comenzó un importante proceso de tecnificación de su producción, para lo cual necesitaba una mano de obra mas reducida, mas estable, mas calificada y por tanto mejor pagada. En las siguientes décadas, la empresa se vería en dificultades para pagar los salarios que sus trabajadores necesitaban para solventar sus necesidades como proletarios que recibían cada vez menos sustento de la economía campesina; esto influenciaría en que aumenten las huelgas y los conflictos laborales en los 1960s y especialmente los 70s.


Durante la primera mitad del siglo XX la ciudad de Cerro de Pasco poseía una cultura cosmopolita, dinámica, como resultado de la explotación minera que atraía a ingenieros y otros venidos de Europa, Estados Unidos y de todo el Perú. La sociedad urbana era dominada por la empresa minera y por familias tradicionales de raíces mineras y terratenientes. Al mismo tiempo, venían migrantes de las comunidades campesinas de Pasco a trabajar en las minas, formando nuevos barrios como Paragsha en los años 40. El aspecto de la ciudad empezó a cambiar a partir de 1959, cuando la empresa empezó a utilizar la técnica de tajo abierto, iniciando el tajo "McCune Pit" (hoy Tajo Raúl Rojas) que fue reemplazando la minería de socavón, al mismo tiempo que el zinc y el plomo reemplazaban al cobre en importancia para la compañía. Al principio hubo oposición por parte de un sector de la población que fue desplazado por el tajo, pero el gobierno tomo el lado de la empresa e intervino para contener la oposición. Sin embargo, la población logró obligar a la empresa a financiar la construcción de un nuevo sector de la ciudad (San Juan Pampa) para reemplazar las viviendas destruidas.

Pasco fue también, junto con los valles de La Convención y Lares en el Cusco, uno de los lugares de origen del movimiento campesino de los años 1960, y por tanto de la Reforma Agraria y de la transformación del orden social del campo peruano. Haciendas ganaderas como Algolan (Fernandini), Sociedad Ganadera Junín, y Paria (esta última de la Cerro de Pasco Corporation) se habían apropiado de tierras de comunidades campesinas a lo largo de la primera mitad del siglo XX. En los años 50, esta situación se volvió crítica para las comunidades en la medida que su población aumentaba y que los trabajadores mineros despedidos debido a la mayor tecnificación regresaban a sus pueblos. Se inició un proceso de organización en el campo y de coordinación entre comunidades, con una medida de apoyo aprista y comunista. A fines de la década la comunidad campesina de Yanacancha intentan recuperar tierras de la hacienda Paria de la Cerro de Pasco Corporation, ocupándolas y siendo desalojados por la Guardia Civil repetidas veces. Con el apoyo de otras comunidades, el 2 de Mayo de 1960 la comunidad de Rancas, a 8 kms. de Cerro de Pasco, intentan recuperar los terrenos de Huayllacancha ocupados por la empresa minera; son desalojados violentamente por la Guardia Republicana y los guardias de la empresa, resultando en la muerte de 3 comuneros – Alfonso Rivera, Teófilo Huamán y Silveria Tufino - y decenas de heridos. La intervención del recientemente electo alcalde de Cerro de Pasco, Genaro Ledesma, logró que se cese el fuego. En diciembre de 1961, las comunidades pasqueñas de Yanahuanca y Yanacocha toman las tierras de las haciendas de Chinche, Pomayarus y Uchumarca,; 4 meses después son desalojados violentamente por la policía, resultando en 27 comuneros muertos. Estas masacres causaron indignación en Pasco y a lo largo del país, y el ejemplo de las comunidades sirvió para alentar y acelerar las recuperaciones de tierras por parte de comunidades campesinas en todo el Perú. Este movimiento nacional terminaría por romper el poder del gamonalismo en el país, obligando al gobierno de Belaúnde, y posteriormente al de Velasco, a tomar en serio la necesidad de una reforma agraria. En los años 80, las comunidades campesinas de Pasco nuevamente lucharían por sus tierras, esta vez contra las cooperativas y sociedades agrarias creadas por Velasco.

Los 70 y 80 fueron los años del auge del movimiento sindical minero, cuyos dirigentes mayormente habían abandonado la alianza con el APRA y quienes, tras una breve alianza con el PC y el gobierno de Velasco, siguierion la línea mas radical del "clasismo" en colaboración con partidos de izquierda como Vanguardia Revolucionaria y Patria Roja, y posteriormente el PUM. En 1974 el gobierno militar accedió a la demanda de los sindicatos mineros y nacionalizó – con compensación – a la Cerro de Pasco Corporation. En 1988 y 89 los sindicatos mineros hicieron 3 huelgas nacionales con el propósito de obtener un pliego único nacional; la derrota de estas huelgas por la Sociedad Nacional de Minería significó el debilitamiento de los sindicatos. Estos se vieron impactados también por la violencia de la guerra interna. Cerro de Pasco fue uno de los departamentos declarados en estado de emergencia; el ejército condujo rastrillajes y desapariciones en los campamentos mineros; Sendero cometió atentados y asesinó autoridades en el campo; dirigentes como Teófilo Rimac Capcha y Seferino Requis (secretario general del sindicato) fueron asesinados. A esta situación de crisis, violencia y debilitamiento llegaron las reformas de Fujimori y los despidos masivos de trabajadores, empezando con ex-dirigentes sindicales. Esto coincidió con la crisis de la minería peruana de fines de los 80s y principios de los 90s - que afecto especialmente a la mediana minería – época en la que muchas minas cerraron y otras redujeron su personal. Las políticas de la época de Fujimori transformaron el marco laboral en la minería como en otros sectores, permitiendo la flexibilización del trabajo a través de la proliferación de las services y dificultando la sindicalización. En las minas de mediana minería de Pasco (Huarón, Milpo, Atacocha, El Brocal), los campamentos fueron desmantelados, trabajadores incentivados a renunciar, y los que quedaban fueron trasladados a las poblaciones mas cercanas. Hoy en día la minería en Pasco se caracteriza por la predominancia del trabajador de contrata en vez del de planilla y el crecimiento de las empresas comunales. Una de las primeras empresas comunales fue la de Rancas, creada como parte de un acuerdo entre la comunidad y Centromín Perú, tras un levantamiento de la comunidad provocado cuando la empresa en 1989 empezó a utilizar la pampa de Occroyoc como depósito de relaves (sustituyendo la laguna de Quiulacocha, ya totalmente cubierta con relaves).


En los años 90 la ciudad de Cerro de Pasco sufría ya los efectos de muchos años del avance del tajo abierto, que ya había absorbido la mayor parte de la ciudad antigua; asimismo, cerros de desmontes competían por espacio con las viviendas en barrios como Ayapoto, Champamarca, Paragsha y José Carlos Mariátegui. El inicio de una legislación nacional ambiental a partir de 1990 creó mayor conciencia a nivel nacional de la problemática socio-ambiental de la sierra central. En 1997 el alcalde de Cerro de Pasco, Eduardo Carhuaricra, lideró la oposición al constante crecimiento del tajo Raúl Rojas, culminando en un Paro Departamental el 26 y 27 de Noviembre de 1997. Aunque se permitió la destrucción de los barrios de Miraflores y Robles Morales, se obtuvo un compromiso de la empresa Centromín a no continuar la expansión del tajo en el área urbana, sino más bien modernizar las operaciones subterráneas. Asimismo, se declaró como intangible la antigua Plaza Chaupimarca al borde del tajo abierto.


Desde inicios de la década de los 90, el estado peruano había programado aplicar su política general de privatización a la empresa estatal Centromín. Después de un intento fallido de vender la empresa completa a inversionistas extranjeros, en 1999 la unidad de Cerro de Pasco fue vendida a la compañía minera Volcan, para ese entonces propiedad mayormente de los grupos peruanos Letts, Picasso y Moreyra García Sayán (además de algunos inversionistas extranjeros). En los 80s, estos grupos habían llevado a la quiebra a empresas como Sindicato Minero Río Pallanga, Cía. Minera Alianza y Castrovirreyna Cía Minera, adquiriendo deudas con el estado muchas de las cuales quedaron impagas. Debido a que la crisis asiática y la caída de los precios de los minerales en 1997-1999 habían disminuido la inversión extranjera en el Perú, el gobierno vendió la unidad de Cerro de Pasco a la Volcan como único postor por el bajo precio de US$61.7 millones (el estado ya había gastado mas de US$40 millones en su adecuación para la privatización). Hoy en día, la Volcan emplea alrededor de 3,000 trabajadores en Cerro de Pasco, entre planilla y contratas.

En el año 2006 se iniciaron las negociaciones entre la Municipalidad Provincial de Pasco y la empresa Volcan sobre una nueva expansión del tajo abierto – el denominado "Plan L" – en 11.4 hectáreas de una de las últimas zonas antiguas de la ciudad, alrededor de la Plaza Chaupimarca. Se conformó una sub-comisión para examinar este problema, integrando al gobierno municipal, la empresa y representantes de la sociedad civil, universidad y diversas organizaciones. En Enero de 2008 la Municipalidad decidió suspender negociaciones con la empresa hasta que esta presentara un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para el Plan L; la empresa respondió movilizando a sus trabajadores por las calles de la ciudad en una protesta contra la municipalidad. Finalmente, en setiembre de 2008 se firmó un convenio entre la municipalidad y la empresa aprobando el Plan L, a cambio de US$8 millones de compensación y US$12 millones de compromiso de la empresa para reconstruir las edificaciones destruidas en otra zona de la ciudad. En noviembre del 2008 se iniciaron las primeras demoliciones en la zona del Plan L. Una vez completado este plan, el tajo abierto de Cerro de Pasco tendrá 66 hectáreas. La empresa Volcan también tiene contemplado otros programas de expansión a mas largo plazo, tal como el plan "G" que afectaría el lado oeste de la ciudad.


Bibliografía


Alarcón, Carlos. Catástrofe ecológica en la Sierra Central: Incidencia de la actividad minero— metalúrgica en el medio ambiente. Lima: Instituto para el Desarrollo de la Pesca y la Minería (IPEMIN), 1994.


Carhuaricra Meza, Eduardo, y Andrés Quispe Martínez. Proceso de Privatización Centromín Perú S.A. "Informes de Evaluación e Investigación del Congreso de la República 2002-2003." Cerro de Pasco: Centro de Cultura Popular Labor, Serie Cuadernos Labor No.6, 2003.


Carhuaricra Meza, Eduardo, y Manuel Dammert Ego-Aguirre. Minería y Crisis Socio Ambiental en la Región Central Altoandina: Pasco, Junín y Yauli-La Oroya. Cerro de Pasco: Centro de Cultura Popula Labor, Serie Cuadernos Labor No.4, 1999.

Centro de Asesoría Laboral del Perú (CEDAL). Pasco: Trabajo, Educación, Salud y Medio
Ambiente. Documento de Trabajo. Lima: CEDAL, 2008.

Centro de Cultura Popular Labor. Boletín "Participación."

DeWind, Josh. 1977. Peasants become miners: the evolution of industrial mining systems in
Peru. Faculty of Political Science, Columbia University.

Flores Galindo, Alberto. 1993 [1974]. Los Mineros De Cerro De Pasco, 1900-1930 (Un Intento
De Caracterización Social). En Alberto Flores Galindo: Obras Completas, Tomo I. Lima: Fundación Andina/ SUR Casa de Estudios del Socialismo.

Kapsoli, Wilfredo. Los movimientos campesinos en Cerro de Pasco. Huancayo: Instituto de Estudios Andinos, 1975.

Krujit, Dirk y Menno Vellinga. 1979. Labor Relations and Multinational Corporations: the
Cerro de Pasco Corporation in Perú (1902-1974). Assen: Van Gorcum.

Osorio Alania, Victor Raúl. Diario Histórico de Pasco y de los Pueblos del Macizo Andino
Amazónico. Cerro de Pasco: Centro de Cultura Popular Labor, 1998.

Long, Norman y Bryan Roberts. Mineros, campesinos y empresarios en la sierra central del
Perú. Trad. Margaret Massey. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 2001 [1984].

Pérez Arauco, César. Cerro de Pasco: Historia del 'Pueblo Mártir' del Perú. Tomos I-X. Cerro de Pasco: Honorable Municipalidad Provincial de Pasco, Universidad Nacional Daniel Alcides Carrión, Instituto Nacional de Cultura – Pasco. Lima: Editorial San Marcos, 1996-2008.

Ramírez Bautista, Bernardino. 2002. Pasco Rural: Modernización del Latifundio Algolan y la
Subsistencia de la Comunidad Ganadera Pasqueña. Rancas, Pasco: Municipalidad
Distrital de Simón Bolívar.


Rivera Atencio, Hermenegildo. Reseña histórica de la comunidad campesina de Rancas. Rancas: Municipalidad Distrital de Simón Bolívar, 2000.


Santiago Atencio, Juan. Historia de las Marchas de Sacrificio – Huelgas y marchas de los
Mineros del Centro. Cerro de Pasco: Centro de Cultura Popular Labor, 1988.

Sulmont, Denis. 1980. Historia del movimiento obrero minero-metalúrgico. Lima: Asociación Trabajo y Cultura/FNTMMSP.

Sulmont, Denis, y Marcel Valcárcel. 1993. Vetas de Futuro: Educación y Cultura en las Minas del Perú. Lima: Fondo Editorial de la PUCP. 2da. edición.

2 comentarios:

Diego dijo...

Hola Federico,

Tienes un post bien completo. Estoy programando un viaje para Cerro de Pasco y quisiera contactarte.Trabajo en una revista en Lima y me voy a investigar cómo va lo del traslado.

Diego Oliver

Anónimo dijo...

Hola, quiero realizar un proyecto piloto:Turistico en Villa de Pasco y me gustaría incluir el tema de su importancia geopolitica, territorial que tuvo y que quiza siga teniendo en la actualidad (Traslado).

Lei tu articulo sobre apuntes de historia en Pasco.me ayudo bastante.
A la espera de tu respuesta. Mi correo es nosabersi@hotmail.com